Home » Destacados » Si gana la docencia, gana toda la clase trabajdora
docente

Si gana la docencia, gana toda la clase trabajdora

Hoy, la paritaria docente constituye una instancia más a través de la cual el macrismo pretende imponer su objetivo de llevar adelante una reforma estructural de las condiciones laborales del conjunto de las y los trabajadores.

Ya el año pasado se dieron los primeros pasos: una suma “acordada” a nivel nacional que estaba por debajo de la inflación y que estableció en la práctica el techo de las negociaciones jurisdiccionales (y que en los mejores casos lograron magros aumentos en cuotas y en negro), todo muy por debajo de la pérdida del poder adquisitivo de la docencia. A su vez, el cierre de paritarias por decreto y la imposición del ítem aula en Mendoza, atando el aumento al presentismo. Finalmente, la puesta en marcha del Operativo Aprender que pretendía instrumentar en todo el país un sistema censal y estandarizado de evaluación cuyo objetivo es fundamentar la profundización de los mecanismos de privatización, mercantilización y precarización del trabajo docente y del sistema educativo público.

Al igual que en el resto de América Latina, las recetas neoliberales están a la orden del día y se pretende en nuestro país modificar estructuralmente el sistema educativo público, tal como se evidencia en los documentos de Purmamarca presentados en 2016. Es el corazón de la “revolución educativa” prometida por Macri en la apertura de sesiones del Congreso. Para ello, el macrismo –junto a los gobiernos provinciales de diverso tinte político- aplica medidas tendientes a reprimir y doblegar cualquier intento de resistencia y lucha. Así, recurre tanto a los brutales descuentos en la Ciudad de Buenos Aires, como a la persecución y criminalización de los docentes que salieron a luchar como en Tierra del Fuego, Santiago del Estero o Santa Cruz.

El gobierno nacional y la supuesta oposición política coinciden en intentar imponer un ajuste tanto en términos salariales como en el establecimiento de condiciones laborales que recorten y cercenen los derechos docentes. Por ello, a la par que se aprueba la ley de reforma de las ART y se pretende “normalizar” los sistemas jubilatorios, el macrismo comenzó este año anulando la discusión paritaria nacional y pretendiendo decretar un miserable aumento salarial del 18% en cuotas; esto a pesar de que los tarifazos, la devaluación y la inflación (superior al 40%) pulverizó el bolsillo de todas y todos los trabajadores.

Ante la creciente disposición a luchar de la docencia que se organiza a nivel nacional, el gobierno lanzó una campaña de falso voluntariado (verdaderos rompehuelgas) para ocupar los puestos docentes durante el paro intentando desprestigiar la lucha de los trabajadores de la educación. A pesar de ello, allí estamos las y los trabajadores organizándonos para dar pelea. No sólo por nuestro salario y condiciones de trabajo. También en defensa de la escuela pública y contra el ajuste de un gobierno que ataca al conjunto de la clase trabajadora.

Buenos Aires: Torcerle el brazo al gobierno de Vidal

La paritaria docente en Buenos Aires tiene un peso primordial en la negociación general, por ser la provincia con mayor cantidad de docentes del país. Consciente de esto, el gobierno plantea un conflicto durísimo contra los maestros bonaerenses, apoyándose en el sentido común reaccionario -abonado ya desde la anterior gestión- y aprovechando la figura de Vidal, quien goza de más prestigio y menos ha visto afectada su imagen por el ajuste en curso. Amenaza con el cierre de la paritaria por decreto, los descuentos y apela al desprestigio de los docentes, por ejemplo mediante la convocatoria a voluntarios (rompehuelgas). A su vez, aprovecha lo impresentable de la burocracia sindical: monta una escena en torno a los títulos de Roberto Baradel (Secretario General de SUTEBA) y explota su vinculación al Kirchnerismo.

Al cierre de esta edición, el gobierno mantiene y redobla la presión sobre los docentes con una nueva propuesta de aumento con la insultante cifra de $800 en negro y en cuotas. A la vez, dicta una conciliación obligatoria como un artilugio para amedrentar a los maestros, ya que la misma no tiene injerencia en una medida nacional.

Por su parte, la burocracia, en función de no ser derrotada, está empujada a profundizar la confrontación a partir del ataque frontal del gobierno. Sin embargo, agotó la instancia de negociación, cuidándose de no lanzar un plan de lucha de antemano.

Esta situación nos permite a los sectores combativos impulsar la construcción de un plan de lucha con una gran profundidad y extensión. Está el piso de aprendizaje ganado en el paro por tiempo indeterminado del 2014, acumulación de experiencia que hay que aprovechar. También hay que dar batalla al miedo y la desconfianza que provoca el manejo de tantos años de la conducción burocrática. Las próximas jornadas serán clave para romper con la adhesión a la figura de Vidal y construir una medida de lucha poderosa que le tuerza el brazo. Un paro por tiempo indeterminado, asambleas por escuela, autoconvocatorias amplias con afiliados de distintos gremios y no afiliados, fusionar nuestros reclamos con la comunidad y poner en debate el modelo de educación son nuestras principales herramientas para la victoria en una pelea estratégica por los derechos y la dignidad de los docentes y todos los laburantes, pero también por la defensa de una escuela pública de calidad para los pibes y pibas de nuestro pueblo.

CABA: Histórica asamblea docente en la Ciudad

El miércoles 1° de marzo, se realizó en CABA una asamblea abierta y unificada de la docencia de toda la Ciudad. Con la participación de más de 700 docentes y con cientos de mandatos de escuelas que expresaron la voz de miles de compañeros y compañeras, esta asamblea impulsada por Ademys marcó un camino de lucha frente al techo a las paritarias que pretende imponer el gobierno.

Ante la mísera propuesta de la Ciudad que ofrece un aumento del 10% en marzo y un 8% en octubre, la multitudinaria asamblea votó iniciar un plan de lucha con paro de 72 hs los días 6, 7 y 8 de marzo (en el marco del paro internacional de mujeres).

La docencia de CABA votó un pliego de reivindicaciones exigiendo un 40% de aumento salarial en blanco y para toda la escala, sin cuotas y con un sueldo inicial de 16 mil pesos por cargo. Además, se incluyó la exigencia de eliminación del impuesto al salario y se expresó contra los descuentos por días de paro; contra los despidos encubiertos resultantes de la aplicación de la NES y por la continuidad del plan de lucha con paros progresivos. Entre otras demandas se resaltó la oposición a las modificaciones al Estatuto Docente, en detrimento de las condiciones laborales de los trabajadores y se rechazaron todas las formas de contratación precarias que se realizan en diversos programas. También se exigió la capacitación gratuita y en servicio y se acordó demandar la resolución a los problemas de infraestructura, de falta de vacantes y la reglamentación de la licencia por violencia de género.

La asamblea expresó su repudio contra las amenazas a Baradel y contra la persecución política y judicial que se realiza desde hace meses contra Horacio Catena -Secretario General del SUTEF (Tierra del Fuego)-, solidarizándose además con los trabajadores de AGR – Clarín en conflicto.

Es necesario profundizar la lucha por abajo en cada escuela y en cada distrito, al tiempo que seguimos demandando un plan de lucha nacional para derrotar al gobierno.

Paritarias SUTE – Mendoza: Una propuesta extorsiva rechazada por unanimidad

Luego del juego de tres encuentros paritarios, el gobierno de Mendoza ofreció como incremento salarial para los trabajadores de la educación un 10% de aumento en febrero y 7% en julio, planteando que esta era la mejor oferta que podía hacer y amenazando con que si no era aceptada sería resuelta por decreto. Al insuficiente monto se suma la falta de propuesta respecto al piso salarial para el cargo inicial, lo cual arroja una gran incertidumbre a los compañeros que se encuentran en esa situación. La conducción sindical, decidió entonces bajar dicha propuesta a las escuelas para ser evaluadas y convocó a plenarios departamentales y provincial para el viernes 24 de febrero.

En este contexto, desde sectores antiburocráticos encabezados por el SUTE Godoy Cruz, realizamos un Encuentro de Trabajadores de la Educación para unificar un plan de intervención en la paritaria. Allí se definió impulsar el rechazo a la última propuesta y el no inicio con 72hs de paro junto con posteriores asambleas y plenarios para dar continuidad a la lucha entendiendo que para enfrentar la ofensiva del gobierno, que viene de imponer por decreto en el 2016 el extorsivo “ítem aula”, debíamos tener un “plan de lucha de verdad, contundente y sostenido”. También definimos la adhesión activa al Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo y a la lucha por la inmediata reincorporación de Paola Vignoni, profesora de Educación Media, quien fuera dada de baja, por haber opinado en la escuela sobre el Operativo Aprender 2016.

La conducción celeste impulsó como método en las escuelas, la confección de urnas y una suerte de “plebiscito” para decidir el rechazo o aceptación de la propuesta. Dicha metodología fue promovida también un día antes de la celebración de los plenarios por el gobierno, quien a través de la difusión de diferentes placas instaba a los trabajadores de la educación a votar por el Sí. Desde el SUTE Godoy Cruz y los sectores antiburocráticos, expresamos nuestro rechazo a la misma, y promovimos el debate y la elaboración del mandato a través de la asamblea, denunciando el carácter antisindical que tenía el plebiscito.

Finalmente a pesar de los intentos de la conducción celeste de promover tanto este método de consulta como la aceptación a la propuesta, la respuesta de las escuelas que fue expresada en los plenarios del día viernes 24 fue el RECHAZO UNÁNIME con un plan de lucha de asambleas, movilizaciones y la adhesión al plan de lucha nacional convocado por CTERA con paros los días 6 y 7 de marzo.

Córdoba: A las y los docentes no nos vuelven a chantajear

Córdoba estuvo castigada en el reparto de recursos nacionales durante casi 10 años. Las últimas elecciones presidenciales mostraron el descontento en ese sentido y el 70 % de los cordobeses votaron al actual gobierno. Macri y Schiaretti, a pesar de pertenecer a espacios políticos distintos, vienen teniendo un recíproco trato preferencial.

Así fue como se firmaron varios acuerdos millonarios. Entre otros está el acuerdo con la caja previsional cordobesa, que consiste en financiar $2000 millones de pesos a cambio de ir avanzando hacia la “armonización”, lo cual significa una quita enorme para el salario de los jubilados (era un 82% ahora es un 73%).

Pero este no es el único punto de conflicto: los incumplimientos son múltiples. De la paritaria 2015 se nos adeuda el blanqueo del 25% de material didáctico y el aumento de la bonificación por antigüedad para aquellos que tienen más de 28 años en el cargo. A su vez, en 2016 acordamos que si la inflación era superior a 25% renegociaríamos salarios, punto que la Provincia también incumplió. Entre el aumento del 26% otorgado por el gobierno provincial y la inflación de 2016 existe una diferencia en torno al 14%, de acuerdo al IPC-Cba (Índice de Precios al Consumidor Córdoba). Lamentablemente, la conducción de UEPC impuso a la docencia medidas aisladas que no se constituyeron como un verdadero plan de lucha, y de esta manera Schiaretti pasó el 2016, a pesar de su incumplimiento, sin demasiados sobresaltos.

Los docentes han tomado nota de esta situación y los mandatos de las asambleas escolares así lo reflejan. En Córdoba las clases No comienzan y la docencia se moviliza por las siguientes reivindicaciones: aumento del 40%, derogación de la ley 10333 (que avanza hacia la armonización de la caja), reconocimiento de los puntos firmados en el 2015 y 2016.

Neuquén: Plan de lucha provincial para vencer el ajuste

En Neuquén, el cierre de 2016 encontró a los trabajadores de la educación con una importante caída de su poder adquisitivo. El acuerdo salarial, en cuotas, alcanzado en marzo entre el gobierno provincial y ATEN, rondaría el 30% en agosto, pero ya se mostraba insuficiente un mes después de firmada el acta. La ministra de Educación, Cristina Storioni, se expresaba satisfecha por el acuerdo anual alcanzado, mientras tanto el aumento era absorbido rápidamente por la modificación introducida en el impuesto a las ganancias y el decreto 345/16 que aumentaba los aportes previsionales y sociales un 4%. El aumento acordado y aprobado en asambleas por una mínima diferencia de 30 votos en toda la provincia, pronto quedaba por debajo de las necesidades y el costo de vida. Un mes después, la dirigencia sindical de ATEN que había promovido la aceptación, se veía obligada a exigir públicamente la reapertura de una mesa salarial, mesa que el gobierno finalmente otorgó, luego de 10 meses, y a tan solo 17 días del comienzo de un nuevo ciclo lectivo.

El 2017 comenzó con una seguidilla de aumentos en las tarifas de servicios y transporte, entre otros. En la capital neuquina un incremento del 40% en el transporte urbano, decretado por el ejecutivo municipal, sumó a un aumento total de 187% desde noviembre de 2015. Y otro 40% de aumento en el servicio de electricidad, ubicó la tarifa eléctrica neuquina al tope de los valores en todo el territorio nacional, según lo indica el Ministerio de Energía de la Nación. En este contexto, los encuentros, las asambleas y los plenarios de ATEN realizados desde comienzo de año, han sido clave para compartir el estado de situación y organizar el plan de lucha que necesitamos. Los docentes se han convocado y expresado en gran número; saben que, para no seguir perdiendo poder adquisitivo la recomposición salarial no debe ser menor al 40%, lo que deja muy lejos la cifra anunciada por el gobierno nacional en connivencia con los gobernadores. Los funcionarios provinciales dicen no estar dispuestos a ofrecer este porcentaje mientras tanto dilatan la llegada de una propuesta y avanzan sobre el deterioro de las actuales condiciones jubilatorias. El proceso de armonización de la caja previsional al ANSES ganó impulso con la aprobada “ley de blanqueo”, y avanzará de no encontrar una resistencia contundente por parte de los sindicatos estatales y la central sindical.

A tan solo unas semanas de cumplirse una década del asesinato del maestro Carlos Fuentealba, como aquella vez, la coyuntura nacional encuentra a los docentes neuquinos organizando un plan de lucha provincial que busca romper el techo salarial impuesto por Nación y que exprese en la calle la capacidad de organización y lucha que tienen aquellos trabajadores dispuestos a defender su dignidad. Será en la calle, defendiendo la educación pública, nuestro salario y condiciones jubilatorias, como honraremos la memoria de nuestro compañero.