Home » Destacados » Recorte presupuestario de 67 millones para políticas contra la violencia de género: el redoblamiento de la violencia
b6d94852-3094-40b3-a52f-fa93dc89887f

Recorte presupuestario de 67 millones para políticas contra la violencia de género: el redoblamiento de la violencia

El martes, un grupo de asociaciones civiles y organizaciones no gubernamentales difundieron un comunicado de prensa, luego de realizar un reclamo judicial al Estado Nacional exigiendo que se reasigne el presupuesto destinado a políticas contra la violencia de género.

Las organizaciones ELA, ACIJ, CAREF, FEIM, MEI y Siglo 21 presentaron un amparo con el que pidieron a la Justicia que declare inconstitucional la medida adoptada por el jefe de Gabinete Marcos Peña, quien invocando facultades extraordinarias decidió reducir el presupuesto al Consejo Nacional de Mujeres (CNM) y al Plan nacional de acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la violencia de género (PNA). La medida, publicada el 11 de enero en el Boletín Oficial, implicó ir para atrás con el presupuesto votado en el Congreso de la Nación el 3 de noviembre del año pasado. Dicha instancia había votado una partida adicional de 20 millones para el CNM y otros 47 millones que eran para ejecutar y planificar el primer año del PNA.

Lo que sucedió es que el CNM recibió 96 millones, es decir hubo un recorte de 67 millones menos de lo que, por ley, correspondía. La cifra asignada coincide, cínicamente, con la propuesta inicial de presupuesto original del oficialismo. Asimismo, en el Congreso algunas organizaciones habían advertido que el presupuesto ya estaba reducido en un 8% si se tomaba en cuenta la inflación prevista por el mismo Poder Ejecutivo.

El comunicado de estas asociaciones civiles y organizaciones no gubernamentales difunde el recurso de amparo para pedir la resignación del dinero, a la vez que solicita una mayor autonomía para el CNM y mecanismos para impedir que esta situación pueda repetirse.

La “aclaración” del CNM, no tardó en llegar luego de la presión. Fabiana Tuñez salió a explicar que solo se trataba de un simple error. Sin embargo, más allá de sus declaraciones, ya pasó un mes de la decisión y aún no se ha rectificado dicho “error” con las formalidades de las normas.

Un gobierno que justifica cada decisión política que genera repudio en el pueblo como un “error”, se nos presenta como ineficiente ante una problemática que necesitamos que se resuelvan de manera urgente. Mientras este gobierno comete errores son cada vez más las mujeres que mueren, o viven diariamente, sufriendo violencia de género. Es el Estado, y Fabiana Tuñez como funcionaria pública, quiénes tienen la responsabilidad y obligación de generar políticas -destinando presupuesto- para que esta situación se revierta y se garantice el cumplimiento de los derechos de las mujeres.

En lo que va del 2017 ya fueron cometidos 58 femicidios en nuestro país, esta cifra es solo teniendo en cuenta casos públicos y/o denunciados. Una cifra escalofriante.

La discusión acerca de si los femicidios aumentaron o no numéricamente, se encuentra en curso. Según algunas fuentes la cantidad es más o menos similar desde hace algunos años. Sin embargo, sostenemos que mientras no disminuyan, siendo hoy en día una problemática innegablemente visible, el problema crece. Porque quiere decir que hay un Estado que sigue haciendo oídos sordos a este flagelo, aún cuando somos cada vez más las mujeres que nos animamos a denunciar, a reunirnos con otras, a salir a las calles.

Claro que, con estas cifras y esta realidad que se presenta cruel para las mujeres y colectivos disidentes, la política de Cambiemos, con Marcos Peña a la cabeza, debe entenderse como un redoblamiento de la violencia.

El rol de los medios de comunicación

Por su parte, los medios masivos de comunicación siguen jugando su rol de generadores de sentido común estigmatizante y culpabilizante hacia quienes somos las víctimas del patriarcado. Si bien se ha avanzado, gracias a la lucha feminista, en llamar a las cosas por su nombre y hoy en día casi ningún medio se anima a utilizar la nominación “crimen pasional”, la búsqueda de invisibilizar la problemática y a sus responsables se mantiene. Es común que los medios sigan abonando a la teoría de que las mujeres asesinadas “algo habrán hecho”, que se encontraban en lugares equivocados, con ropas inadecuadas, etc. Hoy mismo, en la revista Noticias los/as opinólogos/as de siempre, hacían responsables a las masivas movilizaciones callejeras desde el “Ni una menos” y la mediatización de los casos del redoblamiento de los femicidios y del aumento de su crudeza, argumentado que se intenta imponer una postura feminista en un medio que no está preparado para eso. Buscando negar con esto algo que siempre pasó, pasa y pasará que es que solo en las calles se cambió la historia. Es gracias a las luchas callejeras que terminaremos con los problemas más sentidos por nuestras mujeres, nuestras disidencias y nuestro pueblo en general.

¡Vamos hacia el paro internacional de mujeres!

Este 8 de marzo “Día internacional de las mujeres trabajadoras” todxs a las calles!

Porque no aguantamos más ningún tipo de violencia machista!