Home » Argentina » Milagro Sala: un año presa para amedrentar al movimiento popular
b83ed69f-945a-48d0-a978-1c1f43e685a8

Milagro Sala: un año presa para amedrentar al movimiento popular

Hoy, 16 de enero, se cumple un año de la detención arbitraria contra la dirigente de la Tupac Amaru, que se ha prolongado hasta la actualidad con diversas maniobras. Un operativo para criminalizar la protesta.

Hace un año atrás, en la asunción del gobierno radical de Gerardo Morales, Milagro Sala fue detenida por encabezar un acampe en la plaza central, cuando reclamaba en contra del recorte presupuestario para las cooperativas y planes sociales dirigidos hacia su organización.

A pesar de las diferencias irreconciliables que tenemos con Milagro Sala, denunciamos desde el primer momento que su detención estuvo motorizada para avanzar en la criminalización de la protesta social. Así quedó demostrado a lo largo de todo 2016 donde el macrismo y los gobernadores reforzaron el ataque contra el movimiento popular para hacer pasar el ajuste.

Este fallo expresó el agravamiento de la política represiva del gobierno de Cambiemos en Jujuy, provincia en la que se enseñorea al genocida Blaquier mientras se reprime a los trabajadores de Ledesma por reclamar mejoras salariales. Ésta fue una condena que pretende ser disciplinadora, sentando un precedente nefasto respecto a las protestas, escraches y la lucha de los y las trabajadores y el pueblo.

Además de Sala el gobierno de Cambiemos garantizó una persecución contra todas y todos los colaboradores para descabezar a la organización Tupac Amaru, gracias a que logró un copamiento de todos los puestos claves de la Justicia con el nombramiento de 2 jueces radicales en el Tribunal Supremo.

En la medida en que se desarrolló una amplia campaña por su libertad, el Ejecutivo de Gerardo Morales con la colaboración de los medios de comunicación, intentó correr el eje de la atención hacia la trama de corrupción y malversación de fondos públicos, de vasta extensión en el gobierno K y de la que Sala es parte. La llamada “pesada herencia K” que es utilizada para explicar todos los males del país.

Sin embargo, de las dos condenas que recibió Sala hasta el momento, una fue por un escrache contra el actual gobernador (en el cual no se encontraba presente) y la otra, que comenzó caratulada como sedición e incitación a la violencia colectiva, fue por realizar un acampe transformándose en una pena que prohíbe un método de protesta de las organizaciones sociales.

La detención de Milagro Sala no se trata sólo de una condena escandalosa y de un juicio irregular, sino que es una muestra clara de la avanzada represiva en la provincia de Jujuy y en todo el país en general, que se da en un marco de estancamiento de la economía, una ofensiva fuerte del gobierno contra los derechos laborales y una evidente escalada de la represión estatal. Es claro que el objetivo de este gobierno es el amedrentamiento e intimidación de todo aquel que se proponga oponerse activamente. Las recientes embestidas policiales y detenciones contra la comunidad mapuche en Chubut y las y los feriantes en Mendoza son expresión de este cuadro de situación.

A un año de su detención, desde IR y OP Hombre Nuevo seguimos reclamando por la inmediata libertad de Sala y todos/as los/as presos/as políticos/as.

¡Basta de ajuste y represión!

La protesta NO es delito.

Exigimos la inmediata libertad de Milagro Sala.

Izquierda Revolucionaria – Organización Política Hombre Nuevo.