Home » Destacados » El acampe ejemplo de la Patria Piquetera
WhatsApp Image 2017-03-16 at 00.10.09

El acampe ejemplo de la Patria Piquetera

Durante el martes 14 y el miércoles 15 de marzo diversas organizaciones sociales coparon las calles. La manifestación de mayor impacto fue el acampe realizado por el FOL, MTD Anibal Verón y otros, frente al Ministerio de Desarrollo Social. Con una realidad cada vez más apremiante para los y las de abajo, donde 1 de cada 3 argentinos/as es pobre, los movimientos populares reclamaron trabajo con todos los derechos.
Luego de las masivas movilizaciones de movimiento obrero y de mujeres, llego el turno de las/os trabajadoras/es precarizadas/os. Cerca de 3 mil compañeros/as, provenientes de los barrios más golpeados, nos instalamos en las puertas del Ministerio de Carolina Stanley sobre la 9 de Julio con nuestras banderas, bombos y carpas. Lo mismo ocurría en Córdoba, Jujuy, Santa Fe, Misiones, Mendoza, Neuquén, Río Negro y Mar del Plata. Porque percibimos $4050 por mes. Tres veces menos de lo que indica la canasta básica. Mientras son varios los programas de trabajo que siguen sin abrirse para los miles que continúan o se incorporan a la desocupación. El aumento que no llega. La inflación que sigue ganándonos por goleada. El grito de miles se hace sentir y es muy claro.
Trabajo y salario digno. 
Pretendiendo evitar las manifestaciones de las distintas organizaciones planteadas para esta semana, el Gobierno reglamentó la ley de emergencia social. Además, en las últimas horas intentó instalar que somos grupos desestabilizadores, que nos oponemos a esta ley y que las movilizaciones responden a una interna entre los distintos movimientos.
Pero no alcanzó. Nuestro justo reclamo se hizo oír, demostramos en las calles la unidad de acción entre las organizaciones del campo popular, que aunque con debates y diferencias, nos organizamos para golpear una política que nos condena a la miseria. Demostramos que las miles de mujeres organizadas, movilizadas muchas de ellas con sus hijos en la calle, las ollas solidarias, el pueblo, les genera miedo. Esta medida de lucha no se trata de una disputa entre organizaciones sociales, sino que nuestro principal interés está en lograr mejoras en las condiciones de vida de nuestros/as compañeros/as. Hasta el momento el gobierno se ha movido velozmente cuando se trata de transferir millones a los sectores concentrados de la economía, pero no ha tenido la misma celeridad para el pueblo trabajador.
La ley de Emergencia Social, es un avance en términos reivindicativos y de reconocimiento para el sector, siempre que se efectivice y no solo se reglamente. Pero la realidad que vivimos los/as trabajadores/as precarizados/as nos empuja a las calles para plantear claramente que así no podemos seguir. Que así no va más.
 
Gracias al acampe se logró el ingreso de casi 4 mil compañeros/as al Programa Argentina Trabaja, el pago de 3 meses adeudados a 1500 compañeros y compañeras de las provincias, el ingreso de 2 mil más a los distintos programas del Ministerio de Trabajo. 
El gobierno promete llegar a “pobreza cero” pero lejos está de cumplir ese objetivo, por el contrario profundiza la desocupación y la precarización de la vida. Hace un año acampábamos en Plaza de Mayo denunciando estas políticas de ajuste y dejando en evidencia que el gobierno no da respuestas a los problemas estructurales que nos aquejan. Lo conquistado con la lucha mejora la situación de miles de familias, pero sabemos que no alcanza. La solución de fondo es luchar contra la avanzada neoliberal y levantar una alternativa de los y las de abajo.
¡Basta de precarización y ajuste!
 
¡Queremos trabajo con todos los derechos!