Home » Destacados » Desalojo en el ex Padelai: La historia de una resistencia
tumblr_oj98dm9h4f1rf9hn3o7_1280

Desalojo en el ex Padelai: La historia de una resistencia

Desalojo en el ex Padelai

La historia de una resistencia

En plena feria judicial, el martes pasado (3/1) se ordenó el desalojo del ex Patronato de la Infancia (Padelai). A partir de la noche las fuerzas policiales desplegaron el escenario: la zona fue vallada y decenas de efectivos policiales se hicieron presentes. El desalojo avanzó de hecho.

Sergio Constantino, Secretario de Descentralización, es quien dirige las conversaciones junto al personal de los ministerios de Desarrollo Humano y de Hábitat y Espacio Público de la Ciudad de Buenos  Aires. Él es la cara de las supuestas negociaciones que prometen otorgar algún subsidio o créditos del Instituto de Vivienda, a las 62 familias que dejan en la calle.

Mientras los micros escolares salían del ex Padelei con las pertenencias de las familias, el Gobierno de la Ciudad solo esbozó un principio de acuerdo que no está nada claro y no da respuesta a las demandas habitacionales formales y definitivas, que las y los afectados plantean. Alrededor de sólo 40 familias, pudieron acceder al trámite del cobro del subsidio, que no significa una solución real. Mientras tanto el resto, sigue sin respuestas.

La historia de este desalojo se remonta a tres décadas atrás. Alrededor de cien familias que habían sido desalojadas de hoteles pensiones de la Ciudad de Buenos Aires ocuparon el edificio abandonado. En 1989 formaron la Cooperativa de la Vivienda, Crédito y Consumo San Telmo Limitada, la que dos años más tarde logró que el Concejo Deliberante (actual Legislatura) apruebe una ordenanza para que la Ciudad le transfiriera a la Cooperativa el dominio fiduciario del predio en un 70 % a nombre de la Cooperativa y el 30 % a cargo del Gobierno de la Ciudad,  que se comprometía a realizar la obras de los espacios e instituciones comunes: plaza, escuela, salita de salud, etc. Estas obras ni si quiera se iniciaron, al igual que un proyecto de vivienda social que iban a realizar la Cooperativa, la Municipalidad y la Universidad de Buenos Aires.

El proceso de titulación fue suspendido en 2003, con el desalojo más violento de la historia de la Ciudad, dejando 16 heridos y 52 detenidos como resultado. Sin embargo el gobierno de Ibarra no pagó expropiación ni otorgó solución habitacional alternativa para las 24 familias que vivían allí en ese momento. En el Registro de la Propiedad el edificio está a nombre de la Cooperativa, pero  sin perjuicio de ello, en 2009, el gobierno de Macri lo cedió por 30 años a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, para que construyan un centro cultural.

En 2011 las familias volvieron instalarse en el lugar y resisten su permanencia con apoyo de organizaciones políticas, sociales e instituciones del barrio. Es importante romper con la estigmatización que desde los medios se hace de las familias que no quieren renunciar a su derecho de tener una vivienda digna. Es importante dar a conocer la historia que cimienta esta resistencia y los negocios inmobiliarios que avanzan dejando al margen a quienes no tienen opciones.

Desde nuestras organizaciones nos solidarizamos y reproducimos la gacetilla difundida por la cooperativa:

Exigimos:

  • El respeto a los habitantes del ex-Padelai, en tanto habitantes legítimos y no como usurpadores.
  • El reconocimiento de su organización colectiva histórica.
  • La presentación de propuestas justas y viables que prioricen el derecho a la vivienda digna y no una concepción asistencialista amparada en magros subsidios habitacionales.
  • La concertación de espacios de diálogo efectivos y conducentes.
  • El barrio, sus instituciones, organizaciones y vecinos no olvidan el violento desalojo sufrido en el 2003 y enfáticamente le dicen NO a un nuevo desalojo”.