Home » Destacados » El cronista combatiente
Luis “Nono” Ortolani Saavedra

El cronista combatiente

Nació en 1939 en Rosario, provincia de Santa Fe. Con sus jóvenes 24 años se va del Partido Comunista y se incorpora a Vanguardia Comunista, que era un grupo de apoyo al EGP (Ejército Guerrillero del Pueblo) en Salta en 1964. Terminada esa experiencia se incorpora a Palabra Obrera, luego fusionada con el FRIP (Frente Revolucionario Indoamericano y Popular). Participó de la fundación del PRT en 1965. Ya en controversia con el ala sindicalista liderada por Nahuel Moreno, toma partido por la fracción Leninista de Mario Roberto Santucho. En 1968, en el cuarto Congreso del PRT, una de las resoluciones fue formar un equipo de propaganda y crear una prensa partidaria difusora de las ideas del socialismo, contar las historias de las revoluciones en todo el mundo.

Para la prensa partidaria se inspiró en El Mujaydin, periódico del Frente de Liberación Nacional argelino, quienes luchaban para descolonizar su patria secuestrada por los franceses. Así nació El Combatiente, semanario del Partido Revolucionario de los Trabajadores PRT (liderado por Mario Roberto Santucho) para diferenciarse del PRT La Verdad. En 1970 participa del quinto Congreso del PRT dando nacimiento al Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Nuevamente participa de la creación del Estrella Roja, periódico del ERP, con imprentas tabicadas y distribuyendo 30.000 ejemplares clandestinamente.

Un periodista puntilloso hasta para los datos mínimos, sabedor de las más increíbles historias de la revolución bolchevique rusa, la revolución china, argelina, vietnamita, cubana… y las que se estaban haciendo, las que se contaron en libros, en celuloide y hasta las que se escribieron con tinta limón en papel de armar cigarrillos en las mazmorras de la última dictadura cívico-militar. Sus artículos El Peronismo, Pequeña Burguesía y Revolución y Moral y Proletarización,  fueron, entre otros, material insoslayable de estudio para la formación de los militantes que se incorporaban al PRT-ERP.

Fue prisionero político de varias dictaduras. En la del dictador Lanusse en 1972, desde el penal de Rawson le tocó negociar con el Gral. Betti la entrega del penal luego de la fuga de los seis compañeros de Montoneros, FAR y PRT-ERP a Chile. En la última (1976-1983), al igual que miles de prisioneros políticos, el Nono fue paseado por todas las cárceles del país. En todas ellas supo organizarse para seguir siendo un cronista combatiente con la profundidad de un erudito a la vez que con la pasión de un militante revolucionario. De la cárcel de Coronda, surge una las más bellas historias de resistencia colectiva escrita por 150 compañeros y retratada en el libro “Del otro lado de la mirilla” en 2002.

Llegan noticias graves desde Rosario. El Nono fue atropellado y no pudo salir de esta. Una policía motociclista nos privó de seguir sonriendo y asombrándonos al escuchar sus historias del inminente futuro.

Se me termina el espacio para este retrato y recuerdo que él fue el inspirador para el título de la trilogía documental Gaviotas Blindadas, historias del PRT-ERP

Julio Parra[1] vive en cada joven que se rebela contra el orden injusto y debe andar por ahí contando la historia. Sí, la que hacen los pueblos, los que lucharon y vencieron y los que aún no llegaron, pero siguen luchando. Él fue un cronista combatiente guevarista en épocas en que los viejos temblaban como siempre y los jóvenes ardían como nunca.

Colaboración de Aldo Getino, Documentalista.

 

[1] Julio Parra es el seudónimo del compañero Luis Ortolani Saavedra.