Home » Córdoba » Agustín Tosco. 40 años vivo en la lucha del pueblo
TOSCO-para-fb

Agustín Tosco. 40 años vivo en la lucha del pueblo

TOSCO para fb

 

Agustín el “Gringo” Tosco fue “un fuera de serie”. Pero también fue un trabajador, un hombre común y corriente, como nosotros, que se dispuso a recuperar la política en las manos del pueblo, reivindicando el derecho a construir su destino.

Luchador incansable por la unidad de todos los trabajadores, como dirigente sindical supo diferenciarse siempre de otros “líderes” que llevaban su función desde mullidos sillones, alejados de toda relación sincera con el pueblo.

Su pensamiento fue consolidándose al calor de la lucha, profundizando su conocimiento y a su vez influyendo en sus compañeros en cuanto al papel que debía cumplir el sindicato, sobre la base de una permanente vinculación entre dirigentes y afiliados, tanto en la sede gremial como en los lugares de trabajo, que nunca abandonó, y teniendo la democracia de bases como forma de organización.

Valoraba el estudio y promovía la formación de sus compañeros obreros, estimulándolos a auto superarse, a reflexionar, a comprender los problemas sociales y sus causas.

La experiencia de las luchas de masas de 1969, y en particular el Cordobazo, hicieron a Agustín Tosco figura nacional e internacional. Las sucesivas prisiones a las que fue sometido, en Villa Devoto y más tarde en la cárcel de Rawson, impuestas para neutralizarlo, no sirvieron sin embargo para acallarlo. No le tembló la voz al continuar denunciando las vejaciones de los gobiernos dictatoriales y antidemocráticos. Y tampoco dudó en reivindicarse como compañero de las organizaciones revolucionarias que en los ’70 se organizaban militarmente para plasmar su proyecto político.

Impulsó y luchó para construir un sindicalismo que no fuera un apéndice del sistema que se apoya en dirigentes traidores para ponerlos a su servicio, sino un sindicalismo de liberación, un sindicalismo que, promoviendo la más amplia y democrática participación de las bases, asumiera su papel político con una perspectiva revolucionaria, que se constituyera como una palanca para emancipación social.

En ese camino, apostaba a la unidad del pueblo siendo consciente de la dirección indiscutida de la clase trabajadora, pero no una unidad vacía, ya que siempre tuvo claro que no había alianzas posibles con los explotadores ni con sus representantes:

“Porque nuestro pueblo luchará y queremos continuar la lucha juntos. (…) No nos remitimos sólo a las reivindicaciones democrático-burguesas; no nos remitimos a la plena vigencia de las instituciones demo-liberales; estamos hablando ya de la nueva sociedad; (…) estamos hablando de socialismo… Indudablemente que no será fácil, como no lo fue hasta ahora ese camino. Tendremos dificultades; tendremos represión, tendremos encarcelamientos, torturas y asesinatos. Porque evidentemente, la oligarquía y el imperialismo, la sociedad capitalista en su conjunto, no va a resignar así, alegremente, este estado de cosas que le favorecen sus privilegios y sus arbitrariedades. (…) Por eso queremos hacer una exhortación final a todos los compañeros: hablemos a cara descubierta de ese gran ideal que es el socialismo. (…) debemos levantar la bandera proletaria del socialismo. Porque nosotros no tememos a la reacción; la estamos derrotando y hemos de construir en breve plazo, por el camino de la liberación nacional y social latinoamericana, esa gran patria socialista, con la que todos estamos comprometidos y por la que damos sentido a nuestra sangre y a nuestra propia vida”[1].

Hoy, no basta con recuperar y reivindicar la figura de Tosco sólo como un ejemplo de lucha inclaudicable, de perseverancia, de honestidad. Es indispensable recuperar cuáles eran los objetivos claros de esa lucha, marcada por la independencia de clase, la lucha anticapitalista, antiimperialista y por el socialismo.

Desde Hombre Nuevo, recuperando a Tosco como expresión de las más importantes luchas revolucionarias del movimiento obrero, nos sumamos a todos los hombres y mujeres comunes que estudiamos y trabajamos cada día, que podemos y debemos abocarnos a construir ese otro país, en el que el ser humano sea la medida de todas las cosas.

En estos días más que nunca, en que nos quieren engañar con la mentira del mal menor, y hacer perder el camino de la independencia de clase, es fundamental rescatar a Tosco. Y saber que como decía el Gringo: “(…) esos que estén dispuestos a luchar, esos triunfarán”.

A 40 años de su muerte.

Por la revolución y el socialismo.

Agrupación Hombre Nuevo

5 de noviembre de 2015

[1] Fragmentos del discurso de Agustín Tosco en el IV Plenario Nacional Intersindical, en Lannot, Amantea y Sguiglia; op. cit.; pp. 295 a 302.